CONCURSO FOTOGRAFIA

InicioUniversidadesMensajesMensaje por el Día del Docente Universitario

Mensaje por el Día del Docente Universitario

(Lima, 11 de julio de 2013)

Una cordial felicitación de parte de la Comisión Episcopal de Cultura y Educación de la Conferencia Episcopal Peruana a todos los docentes universitarios. Con la dedicación de este día, la sociedad quiere reconocer el trabajo abnegado de cuantos ejercen la investigación y la docencia en la Universidad, a la vez que resalta esta profesión por su gran valor en el desarrollo social.

Estamos en un momento delicado para las universidades en nuestro país ante la anunciada nueva Ley Universitaria. Junto a este hecho están las numerosas universidades repartidas por la geografía peruana. Todo ello genera inquietud en cuantos laboran en la universidad. Lo importante es respetar la naturaleza propia de esta institución tan centenaria, milenaria podríamos decir, a través de los numerosos trabajos, discusiones, reuniones, etc. que pretenden hacer de la Universidad peruana lo que debe ser: una institución que forma a ciudadanos capaces de afrontar la problemática del país en sus diversos momentos y colaborar decididamente aportando soluciones a los problemas.

Para el docente universitario, su tarea principal será siempre la búsqueda de la verdad en el campo o campos de su competencia. La búsqueda será constante, pues siempre hay una verdad mayor o mejor por descubrir. El docente trata de transmitir esta actitud a sus alumnos de modo que se convierta no en una tarea del momento, sino en una actitud que le acompañe toda su vida y esté siempre en condiciones de contribuir positivamente al bien común. Queremos agradecer a estos maestros su aporte insustituible a la vida social.

Búsqueda de la verdad, siempre mayor. La complejidad de la vida y de la realidad va exigiendo un trabajo universitario interdisciplinar, como consecuencia un trabajo en equipo con profesionales competentes en las diversas materias que afectan a una misma realidad, involucrando a los alumnos en cuanto sea posible. Aunque todos estamos de acuerdo en estas exigencias, debemos reconocer que no es fácil ponerlas en práctica, requieren, además de la búsqueda sincera de la verdad, humildad, espíritu de servicio y de solidaridad y, a veces, ser muy pacientes. Luego vendrá la comunicación sincera de los resultados obtenidos, singularmente a los alumnos, sin pretender ir más lejos de lo que permiten los estudios realizados. Admiramos a cuantos docentes proceden de este modo y confiamos en que sigan por este camino.

Finalmente, animamos a los docentes universitarios a la búsqueda de la verdad, a que sean investigadores y muestren, enseñen, los resultados de su investigación. Cuenten con nuestro aliento y con nuestras oraciones. Si bien la verdad es siempre mayor, no quiere decir que sea relativa, es realista. Por encima de todo, recordemos que hay una verdad absoluta que es Dios Creador, que ha impreso una leyes en la naturaleza, cuyo descubrimiento forma parte del trabajo universitario. Dios Creador es la Verdad absoluta, que se ha manifestado en Jesucristo, la Verdad que nos hace libres. Reconociendo la Verdad, nos veremos libres de los vaivenes del relativismo imperante.


Mons. Javier Travieso Martín, CMF.
Obispo Auxiliar de Trujillo
Presidente de la Comisión Episcopal

Mons. Jesús Moliné Labarta.
Obispo de Chiclayo
Responsable del Área de Universidades

 

Comisión Episcopal de Cultura y Educación

Noticias

En línea

Tenemos 12 visitantes y ningun miembro en Línea

Estadísticas

Vista de impactos Artículos
42023
Copyright - 2013 Comisión Episcopal de Cultura y Educación © 2013. Todos los derechos reservados.
...
Página desarrollada por: Cecopros.